El factor de caída es un concepto clave en los trabajos en altura, y todo profesional debe tenerlo siempre presente cuando está realizando su actividad. En este post te explicamos qué es, cuántos factores de caída hay y por qué es importante saberlo en este tipo de trabajos, puesto que está estrechamente relacionado con la seguridad y la prevención de riesgos.

¿Qué es el factor de caída?

Según la definición del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), el factor de caída es “la relación entre la distancia de caída y la longitud de la cuerda utilizada”, y es un término muy habitual en el mundo de la escalada. Cuanto mayor sea el factor de caída, mayor será el riesgo de que la caída libre pueda revestir gravedad en el trabajador, por una eventual lesión en el momento del frenado de dicha caída.

¿Cuántos factores de caída hay?

Existen tres factores de caída, clasificados en una escala numérica:

  • Factor 0: el punto de anclaje se sitúa por encima de la conexión al arnés. Así ocurre cuando, por ejemplo, el punto de anclaje está a una altura superior a la de la cabeza del trabajador
  • Factor 1: el punto de anclaje se sitúa a la misma altura que la conexión del arnés (por ejemplo, a la altura de la cintura) y la distancia de caída es la misma que la longitud de la cuerda empleada
  • Factor 2: el punto de anclaje está por debajo de la conexión del arnés, por ejemplo a un nivel inferior al del suelo en el que se mueve el trabajador, lo cual aumenta significativamente la distancia que recorre el cuerpo en caída libre hasta que los sistemas de retención realizan su función

Aunque la lista anterior muestra cuántos factores de caída hay, conviene recordar que cada situación es distinta y debe analizarse detenidamente para minimizar los riesgos de caída y que, si ésta se produce, quede sin consecuencias.

¿Por qué es importante el factor de caída en los trabajos en altura?

Saber cuántos factores de caída hay es una forma rápida de valorar la gravedad que puede revestir una caída si no se emplean los adecuados sistemas de retención y protección. Dicho de otra manera: a mayor factor de caída, mayor resistencia deben ofrecer dichos sistemas

Esto es así porque entran en juego algunos conceptos fundamentales de la ley de la gravedad universal, como la aceleración que ésta ejerce en un cuerpo en caída libre, su correspondiente energía cinética y la fuerza de choque. Cuanto mayor sea la distancia de caída, mayor será la velocidad que adquiera el cuerpo (algo que también dependerá de su masa) y mayor su energía cinética y mayor la fuerza del choque.

En caídas de factor 0, la energía cinética generada es baja y la fuerza de choque resultante no debería ser suficiente para causar una lesión grave. En caídas de factor 1, la fuerza de choque resultante sí puede llegar a ser significativa, con riesgo de causar lesiones en el trabajador. Y las caídas de factor 2 entrañan, en definitiva, un mayor riesgo de lesión grave por la gran fuerza de choque generada.

Como ves, el factor de caída es un concepto que reviste cierta complejidad y que conviene conocer de manera teórica para, después, aplicarlo a la práctica y garantizar la seguridad del trabajador. Por ello, si quieres dedicarte a los trabajos en altura, te recomendamos realizar el curso que imparte Gepco Formación: en él tratamos más detenidamente cuántos factores de caída hay, qué sistemas de retención conviene usar en cada caso y cómo hacer para trabajar (siempre que sea posible) en factor 0.